DE NUEVO PENAGOS

Cierta vez,el autor de estas líneas me dijo que no importa a quien vayan dedicadas... la ausencia no sabe de dedicatorias.


                        Se hace el otoño dorado
                        igual que en aquel retrato.

                        Pero no le alumbra a ella.

                       Se hace intimo el invierno
                       como un estar frente a un fuego.

                       Pero la que falta es ella.

                       Se hace más dócil el campo:
                       la primavera es un canto.

                       Pero la que calla es ella.

                       Llega ese mar del verano:
                       sus aguas me van bañando...

                      Sin ella



                   
Publicar un comentario