CANSINO, SÍ

El termino “cansino”me trae recuerdos de la niñez. Lo repetía una entrañable tata que tuvimos en casa hasta que se casó. Se llamaba Eusebia y era de Cenicientos, pueblo cercano a Madrid. 
Recuerdo que, al acercarse la fecha de la boda con su novio Marceliano, cada noche repasábamos las oraciones básicas que yo le enseñara para aquel importante acontecimiento en su vida. Así repetía con deje”cansino” el Padre nuestro, Ave María,Credo y Salve...He de decir que fue una alumna disciplinada y obediente con los deberes encomendados por su “profesora” de siete años. Una buena persona aquella Eusebia, con quien mis padres, mis hermanos y yo mantuvimos contacto hasta muchos años después.
Esta infantil anécdota viene a servir de enlace con el “cansino”menos simpático retomado hoy por mí porque, perdóneseme la repetición, cansino es aguantar el derroche de odio vertido por el periodista Eduardo Inda en cuanto atisba en el aire la fragancia de Pablo Iglesias o de algún otro miembro del partido que éste lidera. Anoche, en la sexta, volví a comprobarlo cuando le llegaba el turno de preguntas a Iñigo Errejón ...¿preguntas?, no tales, porque, por encima del asunto a tratar, de la boca del periodista salen únicamente insultos, faltas de respeto y, por supuesto,infundios que, si bien a los pocos minutos se demuestra que lo son, indefectiblemente volverá a escupir d.Eduardo en la  ocasión siguiente, sea cual sea el portavoz de turno y sea cual sea el asunto que competa.
Descompuesta la faz, su sonrisa de dientes inferiores , no sé por qué, me trae la imagen de un lagarto. Y, en medio de la “cansina” salmodia de siempre, la frasecita de”lo digo por tu bien, porque te aprecio...” mientras,la interna tensión nerviosa, hace oscilar repetidamente el zapato del pie que tiene cruzado sobre la pierna.
Y mientras tanto, Podemos sigue sumando adeptos y sigue siendo tema principal en las tertulias políticas de los medios...y siguen sin entrar al trapo de las trampas dialécticas tendidas por los adversarios...¡¡¡Qué cruz!!!
De verdad, sr. Inda, piense que ha pasado mucho tiempo desde que dejo atrás el jardín de infancia, que es vd un hombre hecho y derecho,que ocupa un cargo importante en un periódico importante también, que tanto derroche de bilis no es bueno para la salud del cuerpo... para la mental me temo que ya no hay remedio, pero antes de que le salga una úlcera o algo así, míreselo.
 “Se lo digo por su bien; porque le aprecio”


Nota.- Bien sabe el Cielo que me proponía no hablar de política en mi blog, pero...
Publicar un comentario