Poca cosa pedimos a la vida  

Poca cosa pedimos a la vida:
que nos deje vivir tranquilamente,
que ponga una esperanza en nuestra frente
antes que la esperanza esté perdida.
Poca cosa pedimos a la vida:
que nos deje morir tranquilamente
que encienda un resplandor en nuestra frente
para alumbrarnos en su luz perdida.
Poca cosa pedimos a la vida:
seguir soñando con la voz perdida
que dejó la niñez en nuestra frente.
Poca cosa pedimos a la vida:
esa cosa, ya dada por perdida
que es vivir y morir tranquilamente.


RAFAEL DE PENAGOS


Publicar un comentario