DECLARACIÓN DE EQUIPAJE


Este es el corazón y esta es la pena.
Por esta sangre, navegó mi vida.
Aquí mi vieja historia repetida
y borrada después sobre la arena.
Traigo esta libertad y esta condena.
Mi esperanza: esa flor reverdecida.
Caí, me levanté y en la partida
jugué de cara al viento cuando suena.
¿Qué otra declaración a la aduana?
Esa carga de versos, que ahora veo
que aliviaron mi voz cada mañana.
Y entretanto a esperar, confiadamente
porque creo en La Luz, y nunca creo
que Dios se apague un día de repente.


Rafael de Penagos

(Agnóstico…pero no tanto)

Publicar un comentario