¡QUÉ ASCO DE VERANO! 
                                       (sobre todo en Madrid)

Sé que a casi nadie le pasa como a mí; que la llegada del verano, o mejor diré la retirada de los días fríos, encanta al personal..;esa cervecita con aceitunas y patatas bravas, ese bañito en la playa de agua transparente (de momento), y bastante fría ( pero qué importa), ropas ligeras y escotes rojo bermellón... Adiós a resfriados ( aunque no siempre), las flores, los pajaritos…¡¡¡hummmm!!!

Pero.. señoras y señores..,así como el invierno no es la chimenea frente al ventanal por donde se ve caer la nieva…lo de la cervecita y las patatas.., tampoco es el verano.

Hace unos años se puso de moda una cancioncita cuyo estribillo decía algo de la”maldita primavera”.Pues yo te haría una canción a ti, maldito verano, en el supuesto de que supiera componer canciones. Como no es el caso, te dedico estas letras.

 Apenas se está yendo el frío, y para que nos vayamos  preparando, mandas por delante a tu suave embajadora de pájaros cantores y polínicas florecitas: la primavera maldita de la canción que, a los pocos días, abarrota las urgencias de alérgicas víctimas con ojos lagrimosos y chorreantes estornudos en el mejor de los casos, y de asmáticos con toda suerte de “ventolines” en los casos más serios.

Cuando, tras  varios intentos ( ahora frío, ahora calor, ahora parece pero no, ahora sí… )   abro la ventana para empezar el nuevo día,  compruebo que, pese a la temprana hora, no corre el más mínimo soplo de aire.
¡Y es que ya has llegado, inevitable verano… has llegado! 
¡Y te odio!
Sin retrasarlo más, guardo mi querido y amoroso edredón en su funda , recojo la ropa de lana que aun no he guardado ”por si acaso”,lleno de bolas matapolillas los bolsillos de abrigos,chaquetas y pantalones, y cuelgo en los armarios unas perchitas apestosas, cuyo envoltorio dice que huelen a lavanda pero es mentira, y que además no siempre evitan que las maripositas te den un disgusto al recuperar la ropa de invierno.

Por otra parte,no acaba aqui tu antipática maniobra, verano, porque a las alergias y polillas sigue el capítulo hormigas, tijeretas, cucarachas y, cómo no, mosquitos y moscas que amargan reuniones y siestas hasta bien entrado el mes de septiembre. Inutil echar “flus-flus, poner comida envenenada por los rincones y limones atravesados con especias, que no hay nada que hacer…Hay que convivir con la desagradable fauna porque…

¡Es verano, criaturas mías!

¡¡¡ Y llegan las vacaciones!!!Bueno, para aquellos que pueden permitírselas, que son cada vez menos .
El carnicero se ha marchado a sus posesiones de la montaña, la frutería  y  pescadería también  cerradas.., de “los chinos”no me fío, El Corte Ingles me pilla lejos…finalmente”,el indio” me salva parte del abastecimiento(menos mal)
Tampoco tengo con quien ir al cine (  penoso en los meses estivales) porque mis amistades están fuera. Las más afortunadas trabajando y la inmensa mayoría…pues donde pueden pero, en cualquier caso, lejos de mi ciudad.
Otra de tus lindezas ( odiada estación), son las noches de algarabía de jóvenes y no tanto, que ríen y beben debajo de mis ventanas …o sea; si abro entra el airecito, a veces, pero acompañado de risas y gritos con lo que, pese a ponerme tapones, no me permiten conciliar el sueño. Si cierro, bañada en sudor, me paso la noche de un lado a otro de la cama para sentir por unos instantes el frescor de la sábana. Queda el recurso del aire acondicionado, pero rara vez lo pongo ya que me destroza la nariz y la garganta, y no sé qué es peor.
Harta de todo esto, cojo la maleta y me voy…a algún sitio; a una cama que no es la mía, con una almohada  que me destroza las cervicales. A componérmelas en un baño que mi intestino no termina de aceptar, con una ducha que…
¡Vamos, que no!
Y pacientemente voy contando las semanas que quedan para que todo vuelva a la normalidad.



Publicar un comentario