Estuve en el estreno de “Poder absoluto” de Roger Peña (hijo de Montserrat Carrulla y hermano de Viky Peña, estupendas actrices ambas)
 La obra se presente como un thriller político y, ciertamente, no tarda mucho en captar la atención del espectador, atención que no decae en ningún momento.
La trama me resultó un tanto inverosímil, pero cosas más raras nos hacen creer los americanos en sus películas.
 Una vez introducido el público en el juego que propone el autor, todo rueda fácilmente y en esto hay que conceder mérito al duelo interpretativo de los dos actores.
Emilio Gutierrez Caba (de quien me confieso incondicional fan desde… siempre), da muestra una vez más de su maestría en un personaje difícil, nada grato para el público y al que, no obstante, hay que rendirse como y cuando quiere este gran actor. En cuanto a Eduard  Farelo, a pesar de no poner en duda su calidad actoral, me convenció sólo en algunos momentos. Saturado de gestos en frases y silencios, choca su interpretación, bastante lineal de principio a fin, con la de su oponente. Es posible que sea consecuencia de una visión del director distinta a la mía, es posible porque, repito, me pareció un buen actor con estupenda voz y un físico interesante pero, ya digo, exagerado.
Por lo demás, recomendable.Está en el Bellas Artes de Madrid.

Publicar un comentario